Menu

Regalos de San Valentín ¿sí o no?

Se acerca el Día de San Valentín o el Día de los Enamorados y como tienda (online) que somos nos preparamos. Queremos tener todo listo para a que los que le gusta celebrar su amor puedan regalar algo chulo a su pareja.

Nos parece maravilloso recibir regalos y más si el que te los regala es una persona tan importante como el “ser amado” (vale, lo del ser amado es un poco cursi pero bueno, qué le vamos hacer). Es divertido salir a celebrarlo con una cena o con algún plan especial y regalar si nos apetece.

Los escépticos de los detalles de amor aka “Paso de regalos de San Valentín”

Ahora bien, todos escuchamos o leemos en las redes sociales a aquellos que se quejan o se cagan en el amor directamente como decía aquella canción de Tonino Carotone. Dicen que se trata de un rollo comercial inventado por los grandes almacenes como excusa para vender. Proponen no celebrar ni regalar particularmente en esa fecha que viene impuesta. Piensan que lo mejor sería celebrar todos los días que se disfruta del amor y bla, bla, bla.

No seré yo la que diga que no. Sus razones tendrán y cada uno es libre de celebrar lo que quiera. Pero por esa misma regla de tres tampoco deberíamos regalarnos en los cumpleaños, ¿no? Dónde está escrito que eso es obligatorio (si efectivamente sabéis dónde está escrito eso hacédmelo saber por favor). No, pero por ahí no paso. Los cumpleaños con regalitos molan y mucho.

Ultimátum a los días señalados

Entonces acabemos con el día del padre, de la madre, la navidad y cualquier otra fecha señalada que sea susceptible de regalar. Todas pueden ser (o son) un plan magistral de las grandes cadenas para darnos motivos para comprar. Pues nosotros que somos una tienda pequeña estamos encantados que alguien nos elija para comprar cosas especiales para las personas importantes de su vida… pero claro, aquí somos un poco románticos. Así en general.

Regalos de San Valentín

Bueno, efectivamente hay una duda más que razonable. Cuál es el verdadero fondo de el día de los enamorados. Para averiguarlo he investigado para saber de dónde viene esta costumbre de regalar el 14 de febrero.

Un poco de historia “valentiniana”

He leído de todo porque claro está, el tema viene de lejos. Parece que se trataba de una fiesta pagana que entre muchas otras cosas, daban latigazos a las mujeres porque se pensaba que esto las hacia más fértiles (qué barbaridad). Fiesta que más tarde sería prohibida en el año 496 por el Papa Gelasius I que instaura que en esa fecha se conmemore a San Valentín. No fue hasta Chaucer en 1382 que se comenzaría a considerar San Valentín como un día del amor.

Más tarde Carlos VI de Francia crea la Corte del Amor. Celebraba una especie de “olimpiadas del amor” donde el primer domingo de cada mes y el día de San Valentín los participantes competían para conseguir pareja de entre las doncellas cortesanas. Poco a poco se fue poniendo de moda en otros países y a partir del siglo XV se empezaron a escribir poemas de amor entre enamorados ese día.

Mucha historia y poco regalos

Hasta aquí parece que mucho amor pero pocos regalos. Según parece es en 1842 cuando una tal Esther Ángel Howland empieza a vender tarjetas postales a lo bestia, las famosas “valentines”, cargadas de cupidos y corazoncitos para regalar a las personas especiales de tu vida.

Todo esto lo he leído aquí y allá pero os remito a la Wikipedia que hace un buen resumen. Lo que me ha parecido más curioso es ver las tradiciones que tiene cada país en esta fecha. Cuando llegamos al caso de España pone lo siguiente:

“En España esta fiesta se empezó a celebrar a mediados del siglo XX con el motivo de incentivar la compra de regalos. A menudo se dice que esta fiesta la introdujo la cadena de grandes almacenes Galerías Preciados. Se celebra el 14 de febrero.”

¡Bingo! Se DICE que lo introduce Galerías Preciados en nuestro país. Acabáramos. Así que fue todo un ardid para que los españolitos nos gastásemos los cuartos regalando a nuestras parejas. O por lo menos eso SE DICE. Vaya, vaya.

Será inventado pero regalar y que te regalen M-O-L-A

Bueno, parece que los escépticos tienen razón. Parece que el tema del regalito es una pura invención comercial y que no es una tradición ancestral. Vale, pero lo mismo pasa con las 12 uvas que nos comemos los españoles para acabar el año. Que ni suerte ni ná si no que se DICE (entre otras muchas cosas) que se introdujeron un año que hubo un excedente en las cosechas y ahí seguimos comiéndolas cada 31 de diciembre.

En definitiva, que el que no quiera que no regale el 14 de febrero (pero bueno, unos buenos achuchones a su pareja pues como que no hacen daño, ¿no?) y el que quiera que regale porque si es un regalo de amor qué más da que se lo hayan inventado. Digo yo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos de interés. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar